There Is No Such Thing As A Second Impression.
Don’t miss anything. Follow Us.
TELÉFONO:     +34 93 112 69 67
SÍGUENOS:
Top

Por cada hora de pantalla, una hora de aire libre

Después del confinamiento todo el mundo se echa a la calle. Todo el mundo habla de la gran afluencia a los bares, pero dónde la gente realmente ha necesitado volver es a la naturaleza.

Bosques, parques, montañas, prados, playas…

Salimos a respirar aire puro, a conectar de nuevo, pero no es solo porque hemos sido privados de ello durante un tiempo, ¡vamos porqué lo necesitamos!

La Biofília define la inclinación genética de los humanos para asociarse con los ambientes naturales. Tenemos una disposición a mostrar una respuesta positiva a los elementos naturales. Es una conexión especial.

Las personas poseemos la necesidad biológica de afiliarnos a los sistemas y procesos naturales, particularmente durante la infancia. Esta relación es fundamental para la salud, la productividad, el bienestar físico y mental. Evidentemente de los niños y niñas, pero también de los adultos.

Las pruebas indican que las experiencias en los espacios naturales pueden paliar los síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad, mitigar la depresión y la ansiedad, ayudar a prevenir o reducir la obesidad y la miopía, reforzar el sistema inmune y reporta muchas otras ventajas para la salud física y psicológica. De aquí el auge de los llamados “Baños de Bosque” o “Shinrin Yoku”; la práctica de inmersión en bosques maduros en busca de bienestar físico y espiritual. Además, el tiempo que se pasa en la naturaleza mejora la socialización y reduce la violencia social, estimula el aprendizaje y la creatividad.

La «Vitamina N» (de Naturaleza)

Tras una década entrevistando a familias rurales y urbanas de Estados Unidos, Richard Louv ha concluido que muchos niños y adultos no tienen suficiente contacto con la naturaleza. La creencia popular de que el medio natural ejerce una influencia positiva y directa sobre la salud está pasando de la teoría a la demostración a través de investigaciones con resultados convincentes.

Louv sostiene que el aumento desmesurado de la tecnología ha provocado la aparición del denominado trastorno por déficit de naturaleza.

La desruralización y la digitalización producen desórdenes en las funciones fisiológicas y psicológicas, agravadas según aumenta la exposición a la velocidad y la hiperestimulación de los avances tecnológicos. El cerebro de niños y jóvenes se ha habituado a manejar aplicaciones y navegar por internet en dispositivos móviles de una forma cuotidiana y fácil; para ellos, la naturaleza se ha reducido a un estímulo lento.

Por cada hora de pantalla, una hora de aire libre

La teoría de la restauración de la atención (Rachel y Stephen Kaplan), afirma que la gente puede concentrarse mejor después de pasar tiempo en la naturaleza, y que para tener una vida saludable, hay que contrarestar el tiempo que estamos utilizando los dispositivos con pantallas con el mismo tiempo de actividad en un entorno natural. Sugieren que los ambientes naturales promueven sentimientos de estar lejos de las rutinas y los pensamientos, y aporta elementos como las nubes o las puestas de sol (estímulos blandos) que atraen la atención sin requerir concentración ni esfuerzo. Esto conduce a la restauración mental de la fatiga en la atención, producida por el trabajo, colegio y pantallas especialmente.

 

Para niños y niñas, recomendamos firmemente las actividades de Wild Me: https://es.wildme.eu/

 

Para adultos, una de las actividades de Desconnexions (www.desconnexions.com) , La Ruta de la Biomimética:

Post a Comment

User registration

Reset password